Balneario Alhama de Aragón

Balneario Alhama de Aragón

El balneario Alhama de Aragón destaca por su galería de baños, conocida como el Baño de El Moro. Es una de las más antiguas de España, data de la época romana aunque posteriormente dejó de ser utilizada para después volver a recuperar todo su esplendor con la aparición de los árabes.

La casa de baños se denominaba Baños Viejos y ya fue nombrada por Alfonso I El Batallador en el año 1122. El edificio fue restaurado y se declaró establecimiento oficial en 1841. Los Baños Nuevos de San Roque datan de 1852. En 2003 se levantó otro edificio más.

Las tropas del Cid hacían uso de las aguas mineromedicinales del balneario de Alhama de Aragón. Actualmente se utilizan para tratamientos tonificantes, relajantes, de belleza y purificantes, personalizados y ajustados a las necesidades de cada visitante.

De este modo, del manantial de El Moro brota una fina lluvia de agua que va cayendo de manera constante de la gruta natural que el agua ha ido creando en los más de 900 años de historia; por su parte, en el manantial de La Mora existe una cascada que consigue que quien la visite se deshaga del estrés acumulado debido al ajetreo de la vida diaria que nos impide relajarnos como nos gustaría.

También te interesa:  Balneario Sicilia

Algunos de los tratamientos del balneario Alhama de Aragón

A continuación os explicamos algunos de los tratamientos que es posible hacerse en el balneario Alhama de Aragón.

  • Tratamientos faciales: renovación facial, exfoliación, hidratación, tonificación, especial para hombres, dinámica facial refleja basado en medicina china, facial rosa búlgara, facial con vitamina C para un extra de hidratación, luminosidad y elasticidad, tratamiento con retinol, y regenerador celular para combatir las arrugas y que la piel brille evitando los radicales libres.
  • Tratamientos corporales: masaje circulatorio, masaje terapéutico para favorecer la movilidad y la elasticidad, para combatir el cansancio y mejorar la circulación; masaje relajante; masaje de pies; masaje deportivo para prevenir lesiones y rehabilitar los músculos; drenaje linfático; masaje con piedras frías y calientes; fangoterapia con arcilla y aceites esenciales; peeling corporal con vino, chocolaterapia, con oliva, cereza, café o multifrutas; exfoliación; peloides, con aguas mineromedicinales y arcillas, con efecto anticelulítico y antioxidante.
  • Programas termolúdicos: piscina termal activa, también nocturna, tiene una temperatura de entre 30 y 33 grados, hidromasaje, jacuzzi, contracorrientes, chorros, camas de agua…; circuito de contrastes Aqualhama, con sauna finlandesa, caldarium, baño de vapor, templarium y duchas, y baños en los manantiales del Moro y La Mora, entre otros programas.

¿Qué tipos de aguas tiene este balneario?

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *