Balneario de Archena

Balneario de Archena

Los orígenes del balneario de Archena están fechados en el siglo V antes de Crito, momento en el cual los habitantes íberos de esta zona de la región de Murcial utilizaron ya sus aguas termales. Desde entonces el balneario fue zona de paso en la ruta comercial desde la Península a Cástulo y al descubrir los romanos estas aguas termales edificaron unas termas.

Las aguas mineromedicinales del balneario de Archena fueron declaradas de utilidad pública en el año 1869; brotan a una temperatura de 52,5 grados y de sus propiedades se benefician todas las personas que llegan hasta este lugar con el objetivo de cuidar su salud, su mente y su cuerpo. Son relajantes, estimulan las defensas, mejoran el estado de las articulaciones y el aspecto general de la piel para luchar contra los signos de envejecimiento.

Estas aguas se utilizan principalmente para tratar problemas como reumas, dolores vertebrales, patologías del sistema respiratorio, afecciones dermatológicas, para combatir el estrés y para recuperar, en resumen, el tono general del organismo, relajar la mente y regresar a casa tras haber realizado el tratamiento renovado y con más fuerzas.

Los tratamientos del balneario de Archena

El equipo médico del balneario de Archena es quien dictamina los tratamientos a realizar tras un diagnóstico previo de los pacientes. De este modo, en la galería termal se puede disfrutar de aquellos tratamientos que se ajustan a las necesidades de cada uno, como pueden ser masajes, terapias con lodos, baños termales, hidromasajes, etc.

Este centro termal cuenta con un innovador circuito que está formado por servicios termales que combinan calor y frío para una recuperación completa del paciente. Se trata del Circuito Termal Balnea que incluye saunas; una estufa húmeda con humedad por encima del 90% y 50 grados de temperatura que se aplica por microdifusión; una piscina contracorriente; otra de esencia natural de limón, con burbujas y cascada, a 34 grados; otra piscina de flotación con 80 gramos de sal por litro, que estimula los sentidos; una piscina fría de 20 grados que rompe el calor anteriormente adquirido con la sauna o la estufa; una cueva de hielo a modo de iglú, a dos grados de temperatura, que calma el cuerpo con el contraste de temperatura; pasillos de Mancha, que son dos pasillos, uno con agua caliente y otro con agua fría y que permite realizar un recorrido muy estimulante para la circulación de las piernas; hamacas y contrastes térmicos que estimulan y relajan por efecto de la diferencia de temperaturas.

¿Qué tipos de aguas tiene este balneario?

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *