Balneario de Chiclana

Balneario de Chiclana

El balneario de Chiclana ofrece sus servicios termales de 1803, consistentes en tratamientos que actúan para aliviar determinados dolores, problemas respiratorios, reumáticos o dermatológicos. Sus aguas están clasificadas como alcalinas, hipertónicas, sulfurosas, cloruro sódicas y sulfato cálcicas, y tienen sodio, azufre y cloro como componentes principales.

Sus propiedades mineromedicinales las hacen indicadas para tratar afecciones dermatológicas como acné, dermatitis atópica, psoriasis, dermatosis víricas y bacterianas, problemas en la piel que causan picor, etc. También alivian síntomas de procesos reumatológicos y traumatológicos como la osteoporosis, tendinitis, artritis o artrosis, entre otros. Asimismo, en el balneario de Chiclana es posible realizar tratamientos para procesos alérgicos o de las vías respiratorias, como faringitis, bronquitis o rinitis. Y para relajar cuerpo y mente, nada mejor de hacer uso de los diferentes tratamientos para combatir el estrés y la ansiedad.

Un poco de historia del balneario de Chiclana

Cuenta la leyenda que las aguas del balneario de Chiclana fueron descubiertas fruto de una casualidad. Un perro con eccemas acompañaba todos los días a su dueño al campo a realizar sus quehaceres, este perro tenía un aspecto físico deteriorado debido a esta situación y su dueño y demás vecinos apreciaban que conforme pasaban los días la piel del animal parecía ir adquiriendo un aire más normal y sano.

También te interesa:  Balneario Alicún de las Torres

Al no saber los motivos por los que esto sucedía, el amo del perro decidió observar qué ocurrían mientras estaban en el campo; vio que el animal tomaba un camino diferente al normal y llegaba a un arroyo donde se bañaba mientras jugaba en sus aguas. Cuando comentó esto a otra gente que tenía enfermedades de diversas características decidieron acudir hasta este lugar, descubriendo que los progresos de sus dolencias eran similares a los del animal.

Se fue corriendo la voz de que en ese espacio había unas aguas que obraban el “milagro”. Cada vez más personas iban llegando hasta aquí y, por eso, se tomó la decisión de levantar un balneario en este lugar para que todo el que quisiera pudiera beneficiarse de los tratamientos y técnicas ofrecidas por el equipo médico del centro.

De este modo, en el balneario de Chiclana es posible acceder a diferentes baños de aguas durmientes, maniluvios o pediluvios, baños de hidromasaje, inhalaciones, chorros a presión, enjuagues y gargarismos con agua sulfurosa, ducha tricolumna para una maravilloso masaje, duchas nasales para descongestionar, fangos terapéuticos, lodos de algas marinas para relajar y calmar áreas del cuerpo con afecciones, masajes relajantes, drenaje linfático, reflexología podal, etc.

¿Qué tipos de aguas tiene este balneario?

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *