Cura Kneipp

Cura Kneipp

Se conoce como cura Kneipp aquella técnica termal natural cuyo objetivo es que, a través de la hidroterapia, el ejercicio, la nutrición, la espiritualidad y la fitoterapia, el organismo se recupere y se pueda curar las dolencias que esté padeciendo en un determinado momento. Vamos a ver con más detalles los pilares sobre los que se asienta esta terapia natural cuyo precursor fue el médico naturista alemán y sacerdote Sebastian Kneipp.

1 – Hidroterapia. La hidroterapia consiste en aplicar chorros de agua en distintas partes del cuerpo como puede ser en las rodillas, muslos, brazos,… dependiendo de qué afección se quiera tratar. Se alternan distintas temperaturas, frías y calientes. También Kneipp recomendaba andar sobre el rocío de la mañana con los piel descalzos como parte de las técnicas enfocadas a fortalecer el sistema inmunológico y que el cuerpo reaccionara regulando su temperatura.

2 – La terapia nutricional. A través de la cura Kneipp, este naturista decía que había que moderar el consumo de carne, azúcar y alcohol y potenciar el de verdura y fruta.

3 – Ejercicio físico. El sacerdote alemán afirmaba en su doctrina de medicina alternativa que “la vida es movimiento” y por eso decía que las personas con alguna enfermedad debían hacer ejercicio de manera diaria.

4 – Fitoterapia. La fitoterapia es la ciencia que usa plantas con fines terapéuticos. Kneipp así lo aconsejaba para tratar distintas dolencias con hierbas aromáticas y plantas.

5 – Espiritualidad. Finalmente, la cura Kneipp primigenia abogaba por una mente sana como principio de conseguir un cuerpo sano y descansado.

Las indicaciones de la cura Kneipp

De este modo, trasladando todos estos principios hasta un balneario donde poder hacer uso de todas estas técnicas en su conjunto, este tratamiento tiene diferentes indicaciones y beneficios para quien lo realiza, pues consigue mejorar su estado de salud debido a la acción completa de los diferentes pilares que usa la cura Kneipp.

Es bueno, por ejemplo, para tratar los síntomas de una agotamiento psíquico y físico, para afecciones neurovegetativas, psicosomáticas, para personas con hipersensibilidad nerviosa, para quienes tiene alguna alteración del metabolismo, para problemas reumáticos, para rehabilitaciones de miocardio como un tratamiento tras un infarto tras el cuarto mes, para alteraciones dispépticas y del aparato respiratorio y genital.

Asimismo, se indica para tratar alergias y tiene un poder terapéutico coadyuvante, es decir, que complemente a otras terapias para prevenir, tratar y curar diferentes dolencias. La salud del paciente mejora y es una técnica que no altera el organismo y se tolera bien.

Foto: Google Images

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *