Ducha circular

Ducha circular

La ducha circular es una técnica termal que consiste en aplicar de manera local o total el agua mineromedicinal del balneario a través de una estructura que está formada por varios tubos circulares que se superponen de manera horizontal y están a unos 25 centímetros de distancia unos de otros. El agua sale por diferentes orificios por estos aros que están a distintas alturas y que hacen que el agua actúe en todo el cuerpo, haciendo un masaje general a distintas presiones y temperaturas y aportando relajación o estímulo.

Con este sistema de ducha circular se logra que las gotas, al contacto con la piel, ejerzan cierta presión que consigue estimular los receptores cutáneos y, debido a su aplicación continua durante un periodo determinado de tiempo, consiguen ejercer un efecto similar al que pueda dar un masaje. Con todo ello se consigue que los músculos se relajen, se produce un drenaje linfático y venoso, se incrementa el flujo de la sangre y se liberan adherencias y toxinas que pueda tener la piel.

Qué beneficios tiene la ducha circular

De este modo, utilizar la técnica de ducha circular es especialmente aconsejable para aquellas personas que padecen reumatismos crónicos, bien sean de carácter inflamatorio o degenerativos; para tratar secuelas postraumáticas; para recuperaciones funcionales; para aliviar afecciones como ciática, neuritis, lumbociáticas (cuando ha pasado el momento más agudo); sirve como sedante, relajante y analgésico; para personas con tensión emocional, ya que relaja cuerpo y mente y además revitaliza, por lo que también pueden beneficiarse de sus propiedades personas con astenia, por ejemplo.

Normalmente la duración del paso por la ducha circular no es excesivamente larga, sin embargo, la reacción de bienestar y relajación y el efecto analgésico que produce se aprecia desde la primera sesión.

Al activar la circulación del cuerpo debido a las diferentes presiones y temperaturas con las que sale el agua de estas duchas, son buenas también para aplicar en tratamientos tonificantes y adelgazantes, pues son indicadas para combatir la celulitis y al activar la circulación de la sangre de los miembros inferiores se ayuda a que su aspecto sea mucho más saludable, sin efecto piel de naranja, ya que ayudan, también, a combatir la retención de líquidos. Todo ello redunda también en un mejor aspecto y estado general, tanto por dentro como por fuera del organismo, pues libera del estrés, de las tensiones y relaja la mente al mismo tiempo que tonifica el cuerpo. Se puede utilizar sola o combinada con otras técnicas y tratamientos para potenciar sus efectos.

Foto: Google Images

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *