Ducha nasal

Ducha nasal

La ducha nasal es una técnica termal que se aplica a través de un dispensador que se adapta a la nariz para proporcionar una ducha con agua mineromedicinal en gotas de tamaño grande. Estas partículas ejercen su acción en la cavidad nasal y fluidifican las secreciones de la nariz y también de la faringe.

La ducha nasal es un sistema de higiene muy adecuado para aquellas personas que tienen un catarro, por ejemplo. Su aplicación consigue mejorar la respiración por la nariz y la salud de oídos, nariz y ojos. Al eliminar la suciedad presente en las mucosidades y las bacterias e impurezas que se acumulan en las fosas nasales consigue incrementar la resistencia ante la llegada de un posible constipado y es apropiada para trata el asma, la ansiedad, la sinusitis o la bronquitis.

De este modo, con la ducha nasal se eliminan las secreciones y agentes patógenos que se ubican en la nariz y en los senos maxilares, disminuyendo las posibles causa que originan la inflamación de la zona y mejorando la fluidificación de las mucosidades, mejorando en consecuencia los problemas que afectan a las vías respiratorias bajas y altas.

Beneficios e indicaciones de la ducha nasal

Los beneficios e indicaciones de esta técnica termal son muchos y todos ellos encaminados a mejorar la salud y tener una mejor calidad de vida. Y es que con la ducha nasal conseguirás mejorar, en general todo el proceso respiratorio. Además, eliminaras bacterias y suciedad adherida y acumulada en las fosas nasales por lo que mejorará también la salud de la zona de la nariz, ojos y oídos, contrarrestando con su efecto la acción de la contaminación en tus vías respiratorias.

Asimismo, se constituye como una técnica tonificante para el cerebro. El agua mineromedicinal que se aplica con la ducha activa las terminaciones nerviosas de la nariz y sirve para que puedas relajarte mentalmente y calmes la ansiedad. Es buena, igualmente, para dormir mejor en casos de problemas relacionados con el insomnio y también para quienes roncan porque alivia los ronquidos, mejora la concentración y produce, finalmente, una buenísima sensación de higiene, limpieza, bienestar y relajación.

Por otro lado, al limpiar la nariz de la mucosidad los medicamentos que el paciente esté tomado para aliviar su dolencia, ya sea un catarro, una bronquitis, o lo que sea… tendrán más efecto sobre el organismo y la nariz quedará limpia de elementos alérgenos y que la puedan irritar.

Foto: Google Images

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *