Electroterapia

Electroterapia

La electroterapia es una técnica de salud que forma parte de la fisioterapia y de la rehabilitación y que consiste en tratar diferentes dolencias y lesiones a través de la electricidad, con la estimulación de diferentes puntos del cuerpo.

De este modo, se puede aplicar electroterapia de baja frecuencia, con el objetivo de sustituir aquellos estímulos fisiológicos naturales por otros creados de manera artificial. Sirve para estimular tendones y músculos debido a su afecto anestésico, térmico y de aumento del aporte de oxigeno. Se puede utilizar para tratar contracturas o problemas sanguíneos, así como para roturas fibrilares, artritis, artrosis y demás dolencias de los huesos y las articulaciones.

Por otro lado, es posible aplicar una frecuencia media, principalmente para problemas musculares como atrofia de músculos, tonificación y contracturas. Finalmente, existe la alta frecuencia, con corriente pulsada o breve continua, que favorece la cicatrización de los tejidos, desinflama, relaja y provoca acción analgésica. Si se trata de electroterapia pulsada se logra una vasodilatación fuerte y se incrementa la velocidad de la circulación de la sangre. Tiene efectos térmicos y se aconseja para tratar atropatías, sinusitis, asma, cistitis, esguinces, roturas musculares, entre otras dolencias.

Los beneficios de la electroterapia

Como hemos visto, la aplicación de corriente con la electroterapia puede tener acción antiinflamatoria, analgésica y térmica; además, mejora el trofismo muscular, fortalece los músculos y tejidos, mejora el transporte de medicinas por el torrente sanguíneo, hace descender los edemas, mejora la curación de heridas y contribuye a controlar el dolor que surge por diferentes dolencias y enfermedades.

Esta técnica no se recomienda aplicar en mujeres embarazas o personas con marcapasos, audífonos, implantes metálicos o algún tipo de tumor; si es el caso, u otra situación que suscite algún tipo de duda, se deberá comunicar al equipo médico del balneario para valore si es apropiado o qué otra alternativa utilizar para tratar el problema con el que la persona acuda al centro termal correspondiente.

Se utiliza, también, para ciertos tratamientos estéticos, ya que hacer que la temperatura corporal se incremente y mejorar la circulación contribuye a mejorar también el metabolismo de la grasa y ayuda a que la piel se reafirme y modele. Ayuda, también, a que distintas sustancias penetren mejor en la zona que se está tratando y los estímulos son una especie de gimnasia pasiva que hace que se contraigan los músculos. Por ello se puede usar en tratamientos de celulitis, flacidez y estrías.

Foto: Pinterest

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *