Hidroterapia del colon

Hidroterapia del colon

La hidroterapia de colon es una técnica utilizada en los balnearios para aliviar patologías digestivas y del tracto gastrointestinal. Consiste en introducir una cánula por el esfínter anal y aplicar agua a diferentes presiones y temperaturas. Esto consigue disolver deshechos de las paredes y pliegues del colon, que son eliminados por esta misma vía.

Los beneficios de la hidroterapia de colon son muy variados. Por un lado, el contenido prácticamente total del intestino se queda vacío de residuos. El volumen del colon desciende y con ello la presión que puede estar ejerciendo en otros órganos cercanos. Asimismo, disminuye la presión intrabdominal lo que hace que mejore la circulación de las extremidades inferiores y de la zona pelvipédica hacia el corazón. La presión de las caderas y sobre la columna también se atenuda por eso las articulaciones se encuentran igualmente mejor.

Más aplicaciones de la hidroterapia de colon

Los desequilibrios intestinales como las diarreas o el estreñimiento pueden tratarse con la hidroterapia de colon. En ocasiones las diarreas se producen porque en el colon se encuentran ciertos elementos tóxicos y, tras su eliminación con esta técnica, desaparecen. Asimismo, sirve para aliviar los gases que también se manifiestan por los residuos que se encuentran almacenados en el colon.

Este técnica termal se emplea, también, para mejorar los síntomas de colitis, haciendo descender la frecuencia de las deposiciones e incluso llegando a aumentar el tono vital y el peso del paciente; igualmente, sirve para tratar los dolores de los cólicos que tienen su origen en el intestino grueso.

Por otro lado, la hidroterapia de colon alivia los posibles desequilibrios de otros órganos que se encuentran próximos y que pueden verse alterados por los problemas que afecten al colon. Es el caso de la vejiga o la próstata; la presión disminuye y ayuda, en consecuencia, a aliviar afecciones como incontinencias o prostatitis.

Es una técnica apropiada, también, para tratar problemas del sistema genital femenino, para mantener una correcta actividades de los riñones y del hígado, siendo valiosa para hepatopatías crónicas o agudas.

Como ya hemos comentado antes, debido a que al aliviar la inflamación del colon disminuye la presión en los órganos adyacentes y en el abdomen, se consigue relajar al sistema muscular y esquelético, por lo que se alivian tensiones de la zona lumbar. Por ello, es una técnica que se puede aplicar en casos de lumbalgias, cervicalgias y dorsalgias. Ejerce también acción sobre la circulación de retorno por lo que ayuda en casos de varices, celulitis, piernas hinchadas y hemorroides.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *