Maniluvios

Maniluvios

Los maniluvios consisten en un baño de las manos y el comienzo de los brazos, pudiendo llegar hasta el codo, para tratar patologías que afectan a esta parte del cuerpo. Es una técnica apropiada para artrosis o dolencias de articulaciones que causan dolor, también para problemas traumatológicos como tendinitis o esguinces y también para rehabilitar esta zona tras una factura o una operación de cirugía.

Asimismo, los maniluvios pueden prescribirse para tratar una reacción alérgica que afecte a las manos u otros problemas de la piel de esta zona corporal, como pueden ser los eczemas, puesto que mejora la mineralización de los tejidos y la elasticidad de la piel.

Esta técnica termal se utiliza con agua a unos 38 grado aproximadamente aunque se pueden ir alternando baños de frío calor según sea el tratamiento concreto; el circulatorio sería un ejemplo de tratamiento para el que se utiliza esta alternancia de diferentes temperaturas.

En ocasiones se hace uso de algún producto natural que potencie las propiedades del agua mineral usada, aunque sólo con los beneficios que tengan las aguas termales del balneario en cuestión y los cambios de temperatura durante el tratamiento podría valer.

Maniluvios de agua caliente o agua fría

De este modo, los baños para manos realizados en agua caliente deben hacerse a una temperatura de entre 36 y 38 grados. Una vez hecha la inmersión, se termina el maniluvio con una rápida frotación y el secado de las manos y unos leves movimientos de las mismas. Con este tratamiento en agua caliente se combate la sensación de manos y brazos dormidos y problemas reumáticos o de artritis.

Por otro lado, los maniluvios con agua fría consisten en ir metiendo las manos, antebrazo y hasta el codo en agua fría durante unos 10 a 30 segundos, con varias repeticiones. Este tipo de tratamiento está indicado para personas que sufran taquicardias u otro tipo de afecciones cardíacas de carácter nervioso. Asimismo, estimula la circulación de la zona y ayuda a combatir el cansancio de manos y brazos en personas con hipertensión.

Alternando ambas temperaturas, si así lo preescribe el profesional del centro, se conseguirá un tratamiento global y completo.

En España existen varios balnearios especializados en esta técnica termal como son el de Chiclana (Andalucía); Serón y Vilas del Turbó en Aragón; Puente Viesgo en Cantabria, Cervantes (Castilla La Mancha); Ledesma en Castilla y León; Termes Montbrió de Cataluña; El Raposo, en Extremadura; Laias-Caldaria de Galicia y Font Santa, en las Islas Baleares.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *