Presoterapia

Presoterapia

La presoterapia utiliza la presión del aire para llevar a cabo un drenaje linfático. Se utiliza en tratamientos estéticos y médicos para solventar problemas circulatorios, para curar edemas y combatir y eliminar la celulitis, entre otros usos.

De este modo, la persona que hace uso de esta técnica en un balneario se pondrá unos manguitos especiales que proporcionan una presión que desintoxica el cuerpo gracias al drenaje linfático. Esa presión va moviendo el flujo sanguíneo desde los tobillos hacia los muslos, por ejemplo, cuando están colocados en las piernas. Los movimientos de los manguitos son lentos y progresivos, con dirección ascendente para seguir el recorrido de la linfa, que es el fluido que lleva los nutrientes hasta las células. Con ello, la circulación se activa. Es beneficioso sobre todo en piernas, brazos y abdomen, aunque se puede hacer en todo el cuerpo.

Tiene una media hora de duración y para apreciar los resultados buscados deberá hacerse con cierta frecuencia durante por lo menos dos meses, con varias sesiones a la semana. No obstante, el especialista del centro termal establecerá la pauta a seguir por cada paciente en función de qué quiere tratar.

Los beneficios de la presoterapia

Esta técnica de salud favorece y mejora la circulación en las piernas y, por lo tanto, es muy adecuada en el caso de que haya varices, por ejemplo. Además, relaja las piernas, las tonifica y las reafirma, oxigenando la piel, disminuyendo la hinchazón y combatiendo eficazmente la celulitis. Es un tratamiento adecuado para todas aquellas personas que desean eliminar toxinas y moldear sus piernas, mejorando el sistema circulatorio gracias a la presión que se va aplicando durante las sesiones.

La presoterapia mejora, por tanto, el sistema circulatorio y también el linfático, pues las células se van nutriendo mejor porque desaparecen las toxinas y, en consecuencia, se estimula el sistema inmunológico. El drenaje linfántico ayuda a combatir la retención de líquidos y a luchar contra la grasa acumulada en determinadas zonas del cuerpo. La presión ejercida provoca, también, un maravillo efecto relajante.

Asimismo, aplicada en otras partes del cuerpo puede aliviar las migrañas, el reuma, problemas digestivos, es buena para tratamientos previos y posteriores a una liposucción y para combatir los signos del estrés. El aspecto de la piel durante el embarazo puede mejorar con la aplicación de esta técnica, que elimina esa sensación de piernas cansadas y ayuda, una vez que la mujer ha dado a luz, a moldear su figura.

Foto: Pinterest

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *