Sauna finlandesa

Sauna finlandesa

La sauna finlandesa es una habitación cerrada con un calor seco en su interior de entre 80 a 100 grados de temperatura. La humedad relativa es del 15%. El objetivo de esta técnica termal es contribuir a la sudoración para que se abran los poros y se eliminen las toxinas del organismo. Suele ser un complemento a distintos circuitos termales, para que sus efectos potencien los del resto de tratamientos y el resultado global sea totalmente satisfactorio. Aunque por sí sola ya aporta mucho.

Este calor seco de la sauna finlandesa se logra calentando piedras no areniscas con resistencias eléctricas para que alcancen un estado de rojo vivo y den ese calor seco. Hay bancos a diferentes alturas, cuanto más arriba te sientes, más calor apreciarás.

Esta técnica termal tiene afecto relajante y tonificante, ayuda a combatir el estrés y relaja todo el cuerpo, además de mejorar el aspecto de la piel. El color, al dilatar los poros, penetra mucho mejor en la epidermis y hace que se desechen las toxinas e impurezas, todo ello redunda en que la piel luzca más luminosa, suave y elástica.

Beneficios de la sauna finlandesa

Pero vamos a ver con más detalle cuáles son los beneficios de la sauna finlandesa. El ritmo cardíaco y la vasodilatación se incrementa por efecto del calor, esto también hace que el metabolismo muscular se acelere. Por otro lado, como te comentábamos anteriormente, los poros se abren y a través del sudor se consigue que todas las impurezas del organismo se eliminen. Asimismo, también tienen efecto en las vías respiratorias porque hace que la mucosidad esté más fluida, por lo que es una técnica adecuada para personas con patologías respiratorias que causan obstrucción, ya que sus funciones se ven mejoradas tras pasar por esta estancia del balneario.

Del mismo modo, es una técnica también con muy buenos efectos en los músculos, ya que el calor que reciben hace que ganen elasticidad y se recuperan mejor, sobre todo si se ha hecho algún deporte antes o para personas que tienen algún dolor. Igualmente en el caso de las articulaciones, porque la circulación mejora y se incrementa y la carga articular disminuye. Y, finalmente, otra de las acciones beneficiosas de esta técnica termal se basa en su acción para combatir los síntomas de estrés y angustia derivados del ajetreo de la vida diaria, pues posee acción relajante.

Foto: Pinterest

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *