Tipos de aguas presentes en balnearios

Las aguas medicinales se utilizan en los balnearios por sus características especiales, que poseen valor terapéutico. Sus propiedades curativas se usan para tratar dolencias específicas con tratamientos concretos adecuados a cada tipo de agua. Éstas pueden ser sulfatadas, sódicas, radiactivas, oligometálicas, magnésicas, fluoradas, ferruginosas, cloruradas, carbogaseosas, cálcicas, bicarbonatadas o sulfurosas. Cada tipo de agua de manantial se emplea para diferentes patologías en función de cuáles son sus propiedades principales y que las hacen más adecuadas para un tipo u otro de tratamiento. Los profesionales que trabajan en cada balneario saben en qué tratamiento utilizar uno u otro tipo de agua termal.

Aguas ferruginosas

Aguas ferruginosas

Las aguas ferruginosas tienen un alto contenido en hierro, en cantidades superiores a 20 mg/l de hierro bivalente, y sirven para combatir anemias y como reconstituyente, entre otros beneficios que iremos conociendo a continuación. Su uso en los balnearios está indicado sobre todo para tratar carencias de hierro, ciertas convalecencias, problemas de desarrollo en la infancia que puedan derivar en una obesidad infantil o alteraciones del tiroides. Asimismo, se utilizan en tratamientos para adelgazar. Las aguas ferruginosas brotan claras e inodoras del manantial y se adquieren un tono rojizo al entrar en contacto con el aire. El aporte de hierro se realiza mediante la absorción tras la ingesta. El equipo médico del balneario será quien establezca el modo de administración de este tipo de aguas para el tratamiento que el paciente quiera efectuar. Generalmente se suelen tomar uno o dos litros al día con el estómago vacío, en varias tomas, puede ir acompañado de un zumo natural para que el sabor no sea tan intenso y para que se absorba mejor. ¿Para qué son adecuadas las aguas ferruginosas? De este modo, las aguas ferruginosas se recomiendan para tratamientos que ayuden a combatir una anemia, para problemas de inflamación de lengua o heridas en las comisuras de los labios, para fortalecer pelo y uñas, para astemias o problemas de tiroides. Su aporte de hierro, como decimos, las hace adecuadas en cuadros de anemia, que puede ser provocada por la ingesta de determinados medicamentos, una destrucción precoz de glóbulos rojos por problemas del sistema inmunitario, enfermedades crónicas, embarazo, problemas de médula ósea, entre otros. Los síntomas más habituales, si se trata...
Aguas magnésicas

Aguas magnésicas

Las aguas magnésicas son aquellas aguas mineromedicinales con alto contenido en magenesio. Presentan propiedades purgantes y facilitan el tránsito digestivo, además de favorecer las funciones de los riñones. Son, también, vasodilatadoras. Estas aguas magnésicas se recomiendan para tratar afecciones hepáticas, renales y digestivas, para tratar y prevenir la aparición de arterioesclerosis y enfermedades cardiovasculares. Tienen más de 50 gramos de magnesio por litro. Ayudan a mineralizar los dientes y los huesos, son diuréticas y también se utilizan en procesos para aliviar el estrés y la ansiedad o para aquellas personas con tono muscular bajo, ya que al fijar el calcio en los huesos hace que los músculos funcionen mejor y se equilibra el sistema nervioso. Es aconsejable que personas con bajos niveles de magnesio debido a una dieta no equilibrada ingieran o se traten con aguas magnésicas, pues a continuación veremos todos los beneficios que este mineral aporta al organismo. Los beneficios de las aguas magnésicas El magnesio que tienen las aguas magnésticas posee un montón de beneficios para el cuerpo, por lo que hacer tratamientos con estas aguas hará que nos sintamos mucho mejor por dentro y también por fuera. Tienen efecto anti estrés, puesto que el magnesio tranquiliza de manera natural; además, sus niveles tienen influencia directa en la producción de la hormona que nos levanta el ánimo, la serotonina, por lo que una dieta pobre en este mineral hará que nos encontremos más bajos de ánimo y de fuerza. Por otro lado, son aguas que contribuyen a que los riñones funcionen adecuadamente y también facilitan el equilibrio hormonal, por lo que ayudan a paliar y evitar...
Aguas oligometálicas

Aguas oligometálicas

Las aguas oligometálicas poseen una baja concentración de minerales pero otros componentes con un elevado valor terapéutico. Tienen, sobre todo, efecto diurético, favorecen la eliminación de residuos, ayudan a que el riñón filtre adecuadamente y regulan los niveles de agua en el cuerpo humano; por este motivo, son apropiadas para tratar problemas renales y de retención de líquidos, entre otros. La mineralización débil de las aguas oligometálicas significa que está por debajo de 1gr/litro, generalmente entre 50 y 500 mg/litro. Su administración en los balnearios puede ser por vía tópica o vía oral. Este tipo de aguas ayudan a eliminar algunos cálculos renales y arenillas que posea el organismo, aunque sólo deben aplicarse, en este caso, bajo prescripción médica ya que si, por ejemplo, la piedra es redonda sí que puede hacer uso de estas aguas para intentar expulsarla, sin embargo, si se trata de una piedra con ciertos picos no deberán tomarse estas aguas de balneario porque cuando salga puede desgarrar tejidos y causar más dolor. Los efectos terapéuticos de las aguas oligometálicas De este modo, las aguas oligométicas se prescriben para realizar tratamientos relacionados con el riñón, ya que son grandes depuradoras del organismo. El médico especialista del centro termal deberá establecer qué cantidad de agua ingiere el paciente o de qué forma hace uso de la misma, según sus necesidades particulares y lo que anteriormente haya indicado su médico particular en caso de, por ejemplo, tener piedras en el riñón u otra afección que esté siendo tratada antes de visitar el balneario en cuestión. Las aguas de mineralización débil como estas son apropiadas para personas que...
Aguas sulfurosas

Aguas sulfurosas

Las aguas sulfurosas son muy apropiadas para tratar problemas dermatológicos, complicaciones respiratorias y afecciones reumáticas. Se pueden encontrar en los balnearios de Chiclana, en Andalucía; en Paracuellos del Jiloca, en Aragón; en Cabriel – Fuente Podrida, en la Comunidad Valenciana y en Carballo, en Galicia. El causante de que las aguas sulfurosas tengan estos efectos tan beneficiosos es el hidrógeno sulfurado, que gracias a su acción realizada conjuntamente con otros componentes del agua es absorbido por la piel o las mucosas del sistema respiratorio o digestivo hasta llegar a la sangre y al sistema circulatorio, desde donde se dirige hacia los órganos del cuerpo para actuar ante las patologías existentes. Beneficios terapéuticos de las aguas sulfurosas Este tipo de aguas con propiedades mineromedicionales sirven para tratar problemas de la piel como puede ser acné, dermatitis, psoriasis o eczemas; asimismo, son muy adecuadas para quienes sufren problemas en las vías respiratorias tales como asma, bronquitis crónica, sinusitis, catarros crónicos, etc. Y, finalmente, se utilizan en tratamientos encaminados a aliviar y solucionar problemas de los huesos y musculares, como artritis, artrosis, osteoporosis, contracturas, ciáticas, lumbago entre otros. Las aguas sulfurosas se utilizan, asimismo, para tratamientos de enfermedades neurológicas como neuralgias o para las secuelas de accidentes vasculares. Por otro lado, están indicadas para personas con hipertensión ya que hacen que baje la tensión debido a su acción de dilatación de los vasos, o para quienes se encuentren convalecientes de un infarto de miocardio. La irritación crónica también puede tratarse con estas aguas, ya que son buenas para procesos como gastritis crónica o gingivitis, entre otras. Las enfermedades ginecológicas como endometritis también...
Aguas radiactivas

Aguas radiactivas

Las aguas radiactivas son aquellas que emanan radiactividad natural y desprenden partículas ionizantes gracias a su contenido en gas radón en cantidades por encima de los 67.3 Bq/L. Aunque su nombre de primeras puede causar cierto asombro, lo cierto es que se utilizan en técnicas termales porque no implican riesgo alguno para la salud, de hecho, aporta beneficios. Y es que las aguas radiactivas se pueden utilizar para tratar problemas de estrés y psiquiátricos como ansiedad, del sueño o del estado de ánimo; tienen acción antiespasmódica, sedante y analgésica, y se usan también para procesos de asma y otros problemas respiratorios, patologías circulatorias, reumáticas y articulares. Asimismo, estas aguas mejoran la microcircualción en las personas con diabetes e incrementan la actividad tiroidea ya que poseen beneficios para el sistema endocrino, inmune y neurovegetativo. En España existen varios balnearios especializados en este tipo de aguas, como son los de Graena y San Nicolás, en Andalucía; en Aragón, Termas Pallarés, La Virgen y Alhama de Aragon; Baños de Fitero en Navarra; El Raposo y Alange en Extremadura; Carballino y Caldas de Partovia en Galicia; Font Santa en las Islas Baleares y el balneario de Arnedillo en La Rioja. Un poco de historia sobras las aguas radiactivas Durante el siglo XIX aristócratas, nobles y reyes utilizaban los balnearios como centros de reunión. Bebían sus aguas, respiraban sus vapores, se bañaban en ellas… Aquellas personas con un menor poder adquisitivo podían adquirir en farmacias botellas de agua que tenían propiedades beneficiosas para salud, con etiquetas en las que se podía leer su composición química. Marie Curie definió la propiedad física de la radiactividad...