Los tratamientos de los balnearios

Cada persona acude al balneario con una motivación determinada. Algunos desean desconectar del estrés de su vida diaria, otros quieren someterse a diferentes técnicas y realizar tratamientos específicos para alguna dolencia concreta. O ambas cosas. De este modo, en los balnearios se pueden llevar a cabo tratamientos reumatológicos, respiratorios, renales, relajantes, digestivos, dermatológico, terapéuticos, circulatorios de estética. Consisten en aplicar las técnicas termales existentes para aliviar síntomas o prevenir la aparición de los mismos. También el tipo de agua influirá en el tratamiento a realizar por parte de los profesionales médicos que se dedican a tratar patologías y dolencias en los balnearios a través de estos variados tratamientos.

Tratamiento dermatológico

Tratamiento dermatológico

Un tratamiento dermatológico se centra en los problemas o enfermedades que pueda tener la piel, ocasionados en origen en ella o derivados de otros trastornos del metabolistmo, del aparato digestivo o por problemas psicológicos. A muchas personas muchas alteraciones externas se les ven reflejadas en la piel, al igual que a otros les afecta al estómago, a las articulaciones… Las afecciones que más habitualmente se tratan en los balneario son las dermatitis atópitcas o alérgicas, descamaciones, psoriasis, dermatosis, herpes, úlceras varicosas, acné o eccemas, entre otras, en las que la inflamación, sarpullido o picor se ve mejorado gracias a los tratamientos efectuados. Asimismo, se puede realizar un tratamiento dermatológico en aquellos casos en los que una quemadura haya provocado determiandos efectos en la piel o para preparar esta zona para una futura intervención quirúrgica, logrando mejorar el tejido afectado y haciendo descender el picor y el dolor. Las aguas termales de los balnearios consigue mejor la apariencia de la piel y disminuir los síntomas de estas y otras enfermedades, todo ello de una manera natural y eficaz. Son aguas ricas en minerales sulfuradas, radiactivas o sódicas con propiedades antiinflamatorias, calmantes y relajantes, que hacen que el picor e irritación que se da en algunas de estas patologías se va muy aliviado. Cómo hacer un tratamiento dermatológico Un tratamiento dermatológico normal debe tener una duración prolongada para obtener el resultado deseado y apreciar las mejorías. Con ello se consigue aliviar el picor que provoca la alteración cutánea que se sufra; asimismo, la piel queda más hidratada y con un aspecto mucho más saludable. Estas aguas termales que se utilizan para...
Tratamiento renal

Tratamiento renal

El tratamiento renal que se lleva a cabo en los balnearios consiste en tratar los órganos del aparato urinario y los riñones. Normalmente se hace con aguas mineromedicinales a través de la ingesta oral de las mismas, dado su efecto diurético. Por lo general, son afecciones de carácter leve pero que se dan con bastante frecuencia, como es el caso de las cistitis u otras infecciones de las vías urinarias. En este caso, se incrementan los procesos inmunológicos naturales para combatir los agentes patógenos y evitar, de esta forma, que pueda afectar a otras zonas del organismo o convertirse en crónicas. Asimismo, el tratamiento renal consigue prevenir y tratar la formación de cálculos renales o arenilla, puesto que gracias a estas aguas la función suprarrenal aumenta y, con ella, también se mejora la disolución de los elementos de desecho y favorecen la expulsión de estos residuos. Son tratamientos adecuados para personas que tienen piedras en el riñón o litiasis o con insuficiencias renales leves, y también para quienes han padecido cólicos. Los cálculos renales aparecen por diversos motivos según qué tipo de cálculo sea. Se forman cuando la orina tiene elementos que se convierten en cristales y estos, a su vez, en cálculos renales. Los más frecuentes son los de calcio, sobre todo en hombres de entre 20 y 30 años. Normalmente el calcio se combina con otras sustancias para crear el cálculo como, por ejemplo, el oxalato, que se encuentra en algunos alimentos. Cómo se realiza el tratamiento renal Cada balneario ofrece su propio tratamiento renal, por ejemplo, en el aragonés de Sicilia se usan sus aguas mineromedicionales...
Tratamiento digestivo

Tratamiento digestivo

El tratamiento digestivo que se lleva a cabo en un balneario sirve para aliviar problemas de intestino y de todos los órganos que intervienen en el proceso de la digestión. Algunas patologías que se pueden tratar de esta manera son las hepáticas, de vesícula, páncreas, sensibilidad gástrica, colitis, litiasis, entre otras. Asimismo, tienen efectos muy positivos en casos de hernias de hiato y dispepsias, puesto que su composición mineral es antiácida y antipéptica y contribuye a regular el ph del los fluidos gástricos que originan estos problemas. Del mismo modo, el flujo sanguíneo en el sistema digestivo se incrementa y todo ello sirve para mejorar todo tipo de patologías asociadas con la mucosa intestinal o la mucosa gástrica, así como anomalías del tránsito y disfunción de secreciones del estómago. En qué consiste un tratamiento digestivo El tratamiento digestivo se realiza a través de diferentes tipos de aguas termales que logran estos beneficios para el sistema digestivo y que hemos enumerado anteriormente. Las más recomendadas para ello serían las bicarbonatadas cálcicas y sódicas. Las aguas mineromedicinales se administran a través de una cura hidropínica, es decir, la toma por vía horal del agua termal correspondiente en dosis, ritmo y tiempo que haya determinado el especialista médico que haya indicado el tratamiento. Según la dolencia del paciente se pueden ingerir aguas más diuréticas o más laxantes, para regular el tránsito intestinal y el hepático. Una de las dolencias que se pueden aliviar con un tratamiento digestivo es la conocida como reflujo gastroesofágico. El flujo normal de los alimentos es el siguiente: primero se tragan, de la boca van a la garganta,...
Tratamiento relajante

Tratamiento relajante

Un tratamiento relajante sirve para tratar, generalmente, problemas asociados al sistema nervioso como puede ser una situación de estrés, algo que afecta cada vez a más personas debido al frenético ritmo de vida que se lleva en el ámbito del trabajo y de la vida personal. Por eso, estos tratamientos sirven para aliviar esos síntomas de agobio, cansancio y tensión, para así salir del balneario renovados y descansados. De esta manera, el uso de las aguas termales calientes tiene un efecto tranquilizante y relajante que hace que los músculos se destensen; además, la actividad de las endorfinas se incrementa y, en consecuencia, también la sensación de bienestar. Las aguas radiactivas son unas de las que más sensación de relajación producen, por eso son muy beneficiosas para tratar neuralgias o neuritis. Todo ello combinado con la estancia en el balneario, una dieta saludable y unos días en los que no hace falta hacer otra cosa más que descansar y disfrutar, hacen que se mejoren los cuadros de estrés, ansiedad, cefaleas o insomnio. Cómo se realiza un tratamiento relajante Una de las maneras más habituales de realizar un tratamiento relajante es a través de masajes destinados a que la tensión que se concentra en el cuerpo se vaya aliviando y también la mente consiga relajarse. A través de diferentes movimientos manuales, la persona ve cómo su organismo se estimula y todo ello se traduce en una sensación de relax y relajación absoluta y muy natural. Sólo son necesarias las manos y se acompaña con el uso de aceites o cremas, puede que también de aromaterapia y algo de música de fondo...
Tratamiento respiratorio

Tratamiento respiratorio

Un tratamiento respiratorio actúa sobre los órganos del aparato respiratorio y se utiliza para tratar patologías que hagan que su funcionamiento se esté viendo alterado. Pueden realizarse en caso de catarros habituales, para que la recuperación sea mucho más rápida y paliar los síntomas debido a sus efectos expectorantes y mucolíticos. Pero hay mucho más. Las personas con problemas más severos como laringitis, rinitis o asma también pueden hacer uso de un tratamiento respiratorio, puesto que a través de la utilización de algunas de las aguas mineromedicionales de los balnearios se ejerce un efecto antiinflamatario y su evolución es mucho mejor. Por eso, son tratamientos muy buenos para patologías de carácter crónico como laringitis traqueal, bronquitis, enfisema, entre otras, porque las lesiones asociadas que provocan estas enfermedades se ven mejoras y la calidad de vida del bañista, en consecuencia, mejora también. Algunos ejemplos de tratamiento respiratorio Un tratamiento respiratorio se pueden realizar de diferentes maneras. Veamos algunos ejemplos. En algunos balnearios se hace a través de una inmersión agua sulfurada y con estufas de vapor, para que el cuerpo se relaje, también con inhalaciones, bebiendo algún tipo de agua que esté especialmente indicada para estas afecciones debido a sus propiedades mineromedicinales, y gracias al uso de aerosoles, que regeneran las mucosas. Los aerosoles, de esta forma, consiguen mejorar los problemas respiratorios y sus síntomas asociados a través de la absorción de los minales que posean las aguas utilizadas que tienen una acción directa en las mucosas. Perfecto para tratar catarros puntuales o crónicos, problemas asmáticos o faringitis, entre otros.  Con todo ello, las partículas minúsculas penetran en las vías...