Los tratamientos de los balnearios

Cada persona acude al balneario con una motivación determinada. Algunos desean desconectar del estrés de su vida diaria, otros quieren someterse a diferentes técnicas y realizar tratamientos específicos para alguna dolencia concreta. O ambas cosas. De este modo, en los balnearios se pueden llevar a cabo tratamientos reumatológicos, respiratorios, renales, relajantes, digestivos, dermatológico, terapéuticos, circulatorios de estética. Consisten en aplicar las técnicas termales existentes para aliviar síntomas o prevenir la aparición de los mismos. También el tipo de agua influirá en el tratamiento a realizar por parte de los profesionales médicos que se dedican a tratar patologías y dolencias en los balnearios a través de estos variados tratamientos.

Tratamientos terapéuticos

Tratamientos terapéuticos

Los tratamientos terapéuticos de los balnearios sirven para aliviar, tratar y eliminar síntomas de diferentes enfermedades o como terapia preventiva para tratar de evitar que surjan nuevas complicaciones. Estos tratamientos son realizados por personas cualificadas que analizan el estado general del paciente para saber qué tipo de técnica debe prescribir en cada caso concreto. Los tratamientos terapéuticos pueden indicarse con el objetivo de sanar en su totalidad la dolencia que sufre la persona; si la curación no es posible, estos tratamientos pueden servir para calmar síntomas y mejorar la calidad de vida de los termalistas que deciden acudir a estos centros para tratar sus afecciones físicas. De este modo, existe lo que se denomina terapéutica manual, que se trata de hacer masajes que palien esta situación de dolor. Asimismo, existen otros tratamientos que hacen uso de otros elementos además de las propias manos. Cada balneario tiene su propia carta de tratamientos para los que se emplean las distintas aguas que tiene el centro y otros productos naturales que contribuyan a solucinar la patología por la que el paciente acude a este lugar. Algunos ejemplos de tratamientos terapéuticos A continuación vemos algunos ejemplos de posibles tratamientos terapéuticos que se pueden encontrar en los balnearios nacionales. Hidroterapia. Es uno de los tratamientos terapéuticos que nunca falta en un balneario, puesto que a través del uso de las aguas mineromedicinales que cada centro termal posea, con sus características concretas, se tratan los problemas que el paciente quiere solucionar. Puede ser con baños con burbujas y diferentes presiones para aliviar dolores articulares, mejorar la circulación, detener procesos que causan inflamación, regular el sistema...
Tratamiento circulatorio

Tratamiento circulatorio

El tratamiento circulatorio de los balnearios tiene como objetivo tratar todos los problemas derivados de una inadecuada circulación de la sangre por el organismo, incrementando el riego sanguíneo y haciendo descender la presión arterial para mejorar, de este modo, la circulación cerebral y coronaria. Un tratamiento circulatorio es recomendable para poder tratar insuficiencias venosas, arterioesclerosis, hipertensión e hipotensión, piernas cansadas, aparición de varices y cualquier patología derivada de problemas circulatorios. Muy adecuado para esas personas que trabajan siempre sentadas o pasan muchas horas del día de pie, quietas, por ejemplo. Asimismo, se puede llevar a cabo este tratamiento cuando existe un estado postflebítico, ya que tiene propiedades antiinflamatorias. Por otro lado, el hecho de incrementar el riego sanguíneo contribuye a eliminar toxinas y hace que mejore la absorción del ácido ascórbico, que es muy bueno para la regeneración y oxigenación de los tejidos del cuerpo. Se utiliza en tratamientos de curas desintoxicantes y en tratamientos de gimnasia vascular. Igualmente, una de las técnicas que se pueden utilizar para hacer un tratamiento circulatorio puede ser la presoterapia, que redunda en una mejora de la sensación de pesadez de las piernas, elimina toxinas y los líquidos retenidos, llevando a cabo un drenaje linfático muy bueno para el organismo. ¿Por qué realizar un tratamiento circulatorio? Ahora vamos a ver por qué razones se recomienda hacer este tipo de tratamientos. Algunos hábitos como la ingesta de grasas insaturadas, llevar tacones, beber alcohol o llevar una vida sedentaria tienen efecto en nuestro sistema circulatorio, haciendo que las piernas se inflamen, estén pesadas y cansadas y surjan varices u otras complicaciones como edemas, calambres y...
Tratamientos de estética

Tratamientos de estética

Quien acude a un balneario lo hace por diversas razones. Puede querer solucionar un problema de salud a través de técnicas y tratamientos personalizados para ello o también puede querer hacer uso de las propiedades de las aguas termales para disfrutar de tratamientos de estética. Estos pueden ser faciales, de manos, pies, corporales, peelings… A continuación vamos a ver algunos ejemplos de estos tipos de tratamientos para que puedas escoger cuál te apetece hacer y qué beneficios obtendrás de todo ello. Los tratamientos faciales, por ejemplo, se llevan a cabo con el objetivo de hidratar el rostro, exfoliarlo y concederle mucha más luminosidad, elasticidad y firmeza. Existen diferentes tipos de tratamientos como, por ejemplo, revitalizantes, reafirmantes, purificantes, regeneradores, hidratantes, para pieles sensibles, para pieles grasas, para combatir el acné, etc. En cuanto a los tratamientos corporales, se pueden realizar con masajes, envolturas, peelings… y la finalidad puede ser muy diferente, desde hidratar hasta combatir el estrés, la celulitis, reafirmar la piel… El peeling consigue eliminar la piel muerta y hace que se recupere y se regener y, en consecuencia, tenga un aspecto más bonito y elástico. Otros ejemplos de tratamientos de estética Algunos tratamientos de estética hacen uso de otros “ingredientes” que aportan beneficios a los cinco sentidos. Es el caso, por ejemplo, de la chocolaterapia, que además de proporcionar una agradable sensación de calma, estimula el olfato e hidrata la piel. Lo mismo con la vinoterapia, que emplea a la uva como elemento reafirmante y consigue llevar todas las propiedades de esta fruta hasta todas las partes del cuerpo. Primero se lleva a cabo una exfoliación completa de...
Tratamiento reumatológico

Tratamiento reumatológico

El tratamiento reumatológico que se lleva a cabo en los balnearios tiene como objetivos principales paliar los síntomas de las patologías del aparato locomotor, desde el sistema óseo al muscular. Con estos tratamientos se puede mejorar un proceso reumático que cause inflamación o degeneración de los tejidos a través de la acción antiinflamatoria de diferentes tipos de agua mediante las que pueden ser tratadas personas que padecen artrosis, artritis, gota o ciática, entre otras dolencias, y que vienen a complementar la acción de este tipo de técnica encaminada a la curación y alivio de síntomas de tipo múscular y relacionados con los huesos. Asimismo, el tratamiento reumatológico logra calmar el dolor de personas con enfermedades de carácter crónico tales como lumbalgia, osteoporosis, hernias o dolencias de las vértebras de otro tipo, ya que tiene una acción analgésica y puede retrasar que la dolencia en concreto siga evolucionando a un ritmo acelerado. Este tipo de tratamientos se utiliza también para aliviar las tendinitis o contracturas, reduciendo el tiempo de recuperación en las rehabilitación post traumáticas y aliviando el dolor que todas estas patologías producen. Asimismo, también las personas que tienen atrofia muscular pueden realizar este tratamiento ya que tiene efecto tonificante y hace que la motricidad se incremente. Por otro lado, es igualmente efectivo para luchar contra los síntomas del estrés, y es que quienes se someten a este tipo de tratamiento termal consiguen relajarse mucho más y alivian tensiones provocadas por la rutina diaria y el agobio con el que puedan llegar hasta el balneario. Los beneficios del tratamiento reumatológico De este modo, con este tratamiento relajante y analgésico,...