Tratamiento circulatorio

Tratamiento circulatorio

El tratamiento circulatorio de los balnearios tiene como objetivo tratar todos los problemas derivados de una inadecuada circulación de la sangre por el organismo, incrementando el riego sanguíneo y haciendo descender la presión arterial para mejorar, de este modo, la circulación cerebral y coronaria.

Un tratamiento circulatorio es recomendable para poder tratar insuficiencias venosas, arterioesclerosis, hipertensión e hipotensión, piernas cansadas, aparición de varices y cualquier patología derivada de problemas circulatorios. Muy adecuado para esas personas que trabajan siempre sentadas o pasan muchas horas del día de pie, quietas, por ejemplo. Asimismo, se puede llevar a cabo este tratamiento cuando existe un estado postflebítico, ya que tiene propiedades antiinflamatorias.

Por otro lado, el hecho de incrementar el riego sanguíneo contribuye a eliminar toxinas y hace que mejore la absorción del ácido ascórbico, que es muy bueno para la regeneración y oxigenación de los tejidos del cuerpo. Se utiliza en tratamientos de curas desintoxicantes y en tratamientos de gimnasia vascular.

Igualmente, una de las técnicas que se pueden utilizar para hacer un tratamiento circulatorio puede ser la presoterapia, que redunda en una mejora de la sensación de pesadez de las piernas, elimina toxinas y los líquidos retenidos, llevando a cabo un drenaje linfático muy bueno para el organismo.

¿Por qué realizar un tratamiento circulatorio?

Ahora vamos a ver por qué razones se recomienda hacer este tipo de tratamientos. Algunos hábitos como la ingesta de grasas insaturadas, llevar tacones, beber alcohol o llevar una vida sedentaria tienen efecto en nuestro sistema circulatorio, haciendo que las piernas se inflamen, estén pesadas y cansadas y surjan varices u otras complicaciones como edemas, calambres y retención de líquidos.

Las venas poseen válvulas ubicadas de forma que la sangre se mueve en un sentido, de la cabeza hacia el corazón, por eso, cuando una persona mueve sus piernas o tensa los músculos parte de esa sangre se impulsa hacia el corazón y desciende la presión de las venas en la parte inferior del cuerpo. Si una persona, por ejemplo, está de pie quieta durante mucho tiempo, este sistema de bombeado no trabaja y la presión de las venas en la parte de abajo del cuerpo se puede incrementar. Es cuando las piernas se inflaman y aparecen problemas circulatorios debido al volumen elevado de sangre que se concentra durante un periodo largo de tiempo. Las venas se dilatan y se produce una apertura del sistema nervioso, momento en el que pueden formarse y aparecer varices.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *