Tratamiento relajante

Tratamiento relajante

Un tratamiento relajante sirve para tratar, generalmente, problemas asociados al sistema nervioso como puede ser una situación de estrés, algo que afecta cada vez a más personas debido al frenético ritmo de vida que se lleva en el ámbito del trabajo y de la vida personal. Por eso, estos tratamientos sirven para aliviar esos síntomas de agobio, cansancio y tensión, para así salir del balneario renovados y descansados.

De esta manera, el uso de las aguas termales calientes tiene un efecto tranquilizante y relajante que hace que los músculos se destensen; además, la actividad de las endorfinas se incrementa y, en consecuencia, también la sensación de bienestar.

Las aguas radiactivas son unas de las que más sensación de relajación producen, por eso son muy beneficiosas para tratar neuralgias o neuritis. Todo ello combinado con la estancia en el balneario, una dieta saludable y unos días en los que no hace falta hacer otra cosa más que descansar y disfrutar, hacen que se mejoren los cuadros de estrés, ansiedad, cefaleas o insomnio.

Cómo se realiza un tratamiento relajante

Una de las maneras más habituales de realizar un tratamiento relajante es a través de masajes destinados a que la tensión que se concentra en el cuerpo se vaya aliviando y también la mente consiga relajarse. A través de diferentes movimientos manuales, la persona ve cómo su organismo se estimula y todo ello se traduce en una sensación de relax y relajación absoluta y muy natural. Sólo son necesarias las manos y se acompaña con el uso de aceites o cremas, puede que también de aromaterapia y algo de música de fondo para que todo contribuya a crear un ambiente propicio a la paz y el sosiego.

A través de este tipo de tratamiento relajante con masajes se alivian las contracciones musculares que sufre el cuerpo debido al estrés; la circulación sanguínea mejora y se incrementa la llegada de oxígeno a los órganos y a los tejidos, lo que redunda en una mejora de la salud; asimismo, también se eliminan toxinas porque aumenta el flujo de líquido linfático, que es el que se encarga de desechar del cuerpo todo aquello que no necesita. Esto redunda en una mejora, también, del aspecto de la piel que luce, además de relajada, mucho más bonita.

Si estás buscando escapar de las preocupaciones diarias, del ajetreo de tu vida, de todo aquello que te tiene nervioso, nada mejor que regalarte uno de estos tratamientos de relax y bienestar. Cada balneario cuenta con una carta de masajes relajantes con diferentes características y técnicas, pero todos ellos con un mismo objetivo: que tu mente se calme y tu cuerpo, también.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *