Tratamiento renal

Tratamiento renal

El tratamiento renal que se lleva a cabo en los balnearios consiste en tratar los órganos del aparato urinario y los riñones. Normalmente se hace con aguas mineromedicinales a través de la ingesta oral de las mismas, dado su efecto diurético.

Por lo general, son afecciones de carácter leve pero que se dan con bastante frecuencia, como es el caso de las cistitis u otras infecciones de las vías urinarias. En este caso, se incrementan los procesos inmunológicos naturales para combatir los agentes patógenos y evitar, de esta forma, que pueda afectar a otras zonas del organismo o convertirse en crónicas.

Asimismo, el tratamiento renal consigue prevenir y tratar la formación de cálculos renales o arenilla, puesto que gracias a estas aguas la función suprarrenal aumenta y, con ella, también se mejora la disolución de los elementos de desecho y favorecen la expulsión de estos residuos. Son tratamientos adecuados para personas que tienen piedras en el riñón o litiasis o con insuficiencias renales leves, y también para quienes han padecido cólicos.

Los cálculos renales aparecen por diversos motivos según qué tipo de cálculo sea. Se forman cuando la orina tiene elementos que se convierten en cristales y estos, a su vez, en cálculos renales. Los más frecuentes son los de calcio, sobre todo en hombres de entre 20 y 30 años. Normalmente el calcio se combina con otras sustancias para crear el cálculo como, por ejemplo, el oxalato, que se encuentra en algunos alimentos.

Cómo se realiza el tratamiento renal

Cada balneario ofrece su propio tratamiento renal, por ejemplo, en el aragonés de Sicilia se usan sus aguas mineromedicionales con propiedades antioxidantes y dieuréticas para ayudar a eliminar los residuos del organismo y para regular el agua dentro del cuerpo humano. El tratamiento se lleva a cabo a través de la ingesta de aguas y también con sesiones de baños y chorros. Las características de estas aguas bicarbonatadas y cálcico magnésicas contribuyen a que todo lo que el cuerpo no necesita tener dentro se vea eliminado y se refuerza así la no aparición de piedras y la secreción de arenilla.

Otras de las aguas habitualmente utilizadas para un tratamiento renal son las de Benassal. Tiene un alto valor terapéutico para tratar afecciones del riñón dada su mineralización débil y su composición bicarbonatada mixta y oligometálica. Todo ello sirve para que el paciente que la toma pueda eliminar toxinas y conseguir que sus riñones funcionen más adecuadamente.

Foto: Balneario de Benassal

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *