Tratamiento reumatológico

Tratamiento reumatológico

El tratamiento reumatológico que se lleva a cabo en los balnearios tiene como objetivos principales paliar los síntomas de las patologías del aparato locomotor, desde el sistema óseo al muscular. Con estos tratamientos se puede mejorar un proceso reumático que cause inflamación o degeneración de los tejidos a través de la acción antiinflamatoria de diferentes tipos de agua mediante las que pueden ser tratadas personas que padecen artrosis, artritis, gota o ciática, entre otras dolencias, y que vienen a complementar la acción de este tipo de técnica encaminada a la curación y alivio de síntomas de tipo múscular y relacionados con los huesos.

Asimismo, el tratamiento reumatológico logra calmar el dolor de personas con enfermedades de carácter crónico tales como lumbalgia, osteoporosis, hernias o dolencias de las vértebras de otro tipo, ya que tiene una acción analgésica y puede retrasar que la dolencia en concreto siga evolucionando a un ritmo acelerado.

Este tipo de tratamientos se utiliza también para aliviar las tendinitis o contracturas, reduciendo el tiempo de recuperación en las rehabilitación post traumáticas y aliviando el dolor que todas estas patologías producen. Asimismo, también las personas que tienen atrofia muscular pueden realizar este tratamiento ya que tiene efecto tonificante y hace que la motricidad se incremente.

Por otro lado, es igualmente efectivo para luchar contra los síntomas del estrés, y es que quienes se someten a este tipo de tratamiento termal consiguen relajarse mucho más y alivian tensiones provocadas por la rutina diaria y el agobio con el que puedan llegar hasta el balneario.

Los beneficios del tratamiento reumatológico

De este modo, con este tratamiento relajante y analgésico, las personas que padezcan dolores musculares podrán dejar a un lado las contracturas y el cuerpo tendrá una mayor movilidad. Asimismo, también es un gran aliado para las defensas del organismo y complementado con las aguas termales correspondientes y siguiendo las indicaciones del profesional del centro, será posible realizar un tratamiento personalizado de fisioterapia o rehabilitación para tratar contracturas, lumbalgias, artritis u otras dolencias de diversa naturaleza.

Este tipo de tratamientos deben ser preescritos por el médico del balneario que, junto con otras técnicas termales y el uso de aguas mineromedicinales, logrará establecer el mejor tratamiento posible para cada paciente. En los balnearios de Andalucía, Aragón, Cantabria, Castilla La-Mancha, Castilla y León, Cataluña, Navarra, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, Islas Baleares, La Rioja, País Vasco y Murcia podrás realizarte un tratamiento reumatológico.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *